Refaced de boquillas?

bolila

Fresh Member
Hola,
Mirando la oferta de boquillas usadas me sorprende la cantidad de boquillas "retocadas" que hay en el mercado, y que sus propietarios parecen mencionar el refaced como un plus a la hora de venderlas. Yo mismo tengo alguna baratija en casa que aún no le metí el taladro para experimentar por falta de tiempo, pero no se me ocurre ninguna razón para pensar que un luthier, por mañoso que sea, vaya a mejorar una buena y cara boquilla que seguro tiene tras de si un gran trabajo de diseño y construcción. Además teniendo casi siempre en la "misma " boquilla diversas opciones de compra con diferentes cámaras, aperturas, bafle y demás no termino de entenderlo.
Habrá algún motivo que se me escapa...
Quizás algunos saxofonistas chiquismiquis que no encuentra en el mercado lo que buscan y recurren al refaced? B) B) B)
Terminan esa boquillas de nuevo en el mercado por que el refaced tampoco les proporcionó lo que buscan? :( :( :(
Podría alguna de esas boquillas retocadas ser la que yo busco? :woohoo: :woohoo: :woohoo:

Adjunto un enlace que me parece interesante.Espero no molestar con ello al autor.
http://oa.upm.es/43981/1/PFC_GUILLERMO_AZUARA_DE_PABLO.pdf
Saludos
 

Toni Ribo

Junior Member
Hola Bolila,
mira, por alusiones déjame que te explique 4 cosillas. En primer lugar, la mayoria de los grandes tocan con boquillas retocadas, para poder así trabajar con unos zapatos hechos a medida. Piensa que no hay dos saxofonistas iguales (forma y tamaño de los labios, columna de aire, posición de los dientes, posición del tronco...), y a partir de ahí, lo que para uno es "la hostia", para otro no es más que una boquilla del montón. Eso si dejamos a parte la gente que "escucha" con los ojos, quiero decir, los que cuando ven que una boquilla que saben que vale 1.000€ ya saben que va a sonar perfecta... y menuda desilusión se llevan muchos.
Hay varios motivos por los que un saxofonista retoca su boquilla. La mayor parte de las veces es porque no se encuentra del todo a gusto con su abertura. Le encanta su sonido, pero necesita una boquilla un poco más abierta o más cerrada por su forma de tocar, pero no quiere cambiar de boquilla, ya que es su compañera de viaje desde hace un montón de tiempo, y no quiere ni pensar que sería de su vida sin ella :dry: .
Otro es el que se ha comprado una boquilla a la que llevaba mucho tiempo intentando tener una, y como no ha encontrado el número (su número), pues se queda con la abertura que pilla y luego la lleva al luthier para que se la ajuste a su manera para que le sea más cómoda de tocar :cheer: .
Otro cliente sería el que está contento con su boquilla, pero le gustaría más si ganara algo de proyección, o si fuera un pelín más oscura, o más rápida de respuesta, o... un montón de parámetros que a la mayoría se nos escapan, pero que a una persona que dedica un montón de horas al día a estudiar le son primordiales para sentirse al 100% con su instrumento :p .
Te doy mi palabra que he oido a más de un saxofonista la expresión "preferiría perder mi saxo que mi boquilla". Exagerando, seguro, pero para dar a entender la grandísima importancia de esta pequeña pieza en cuanto a la satisfacción de sentirse a gusto con su instrumento.
O sea que si tienes la suerte de poner en manos de un buen luthier tu boquilla, entenderás porque todo esto sucede.
Saludos B)
 
Última edición:

elepuntoce

Fresh Member
Te voy a hablar desde la experiencia ya que tengo varias boquillas retocadas, una por Toni Ribó, otra por Contreras y otra por Greg Wier y he de decir que estás muy equivocado en tus afirmaciones.
Puedes tener la suerte de encontrar una boquilla de fábrica que se adecue a tu forma de tocar y te encante (a mi me ha pasado con la boquilla que he usado para clásico toda la vida) pero también te puede pasar lo contrario y es que en las boquillas que pruebes no encuentres nada de tu gusto, sean muy cerradas, abiertas... y aquí es donde entran los refacer.
En el caso de la boquilla que me retocó Toni, yo no encontraba una Meyer antigua de la numeración que necesitaba a un precio accesible y por eso decidí comprar una de otra numeración y enviársela (haciendo un trabajo extraordinario).
En la boquilla que me retocó Contreras pasó un poco lo mismo pero además yo quería que proyectase algo más y también hizo un trabajo buenísimo.
Resumiendo y por no aburrir, tú puedes comprar un traje en el Zara y estar súper a gusto con él, pero también puedes ir a un sastre, hacértelo a medida y seguro que te sentará mucho mejor.

Un saludo!!

Enviado desde mi Redmi 4 mediante Tapatalk
 

Daninou

Fresh Member
Estoy de acurdo contigo Toni, pero lo que yo tampoco entiendo es el hecho de que al estar retocada le quieran dar más valor a la hora de venderla, ya que rl retoque que le dieron a la boquilla, era específico para lo que necesitaba su propietario, por lo que el valor ll tendrá para ese saxofonista que solicitó ese retoque en concreto, no para el futuro comprador que posiblemente si busca una boquilla concreta, será porque la conoce y seguramente le gusta, en el caso de que esté retocada para algún músico en concreto, aquella boquilla ya ha perdido sus características iniciales y por lo tanto ya no se ajusta a lo que conoce el futuro comprador. Es mi reflexión y opinión, que por supuesto, va por delante que no tengo los conocimientos, ni mucho menos que seguro debes de tener tu Toni. Un saludo
 

Toni Ribo

Junior Member
Daninou,
en muchos casos el refacing consiste en equilibrar bien una boquilla que muchas veces (sobretodo las boquillas actuales) tienen defectos de fabricación, como por ejemplo un carril más alto que el otro, que es súper frecuente. En otros casos el cliente encuentra su boquilla excesivamente oscura y le quiere dar un pelín más de proyección.
Aunque os diré una cosa, y eso la gente a la que le he hecho (o al final no) un refacing pueden corroborar. Me harto cada año de quitar de la cabeza determinadas reformas a determinadas boquillas. Es decir, a veces me piden que convierta una boquilla que ha sido diseñada para tener un sonido muy brillante a que la deje oscura, o al revés. Y siempre aconsejo que es mejor buscar una boquilla que se asemeje lo máximo posible a lo que andan buscando, pues un cambio tan radical lleva un montón de horas, y yo no me atrevo a asegurar al 100% que al final el cliente va a recibir lo que está esperando.
La mayor parte de las veces es abrir, cerrar, o dejar una tabla perfectamente plana, equilibrada, pero manteniendo siempre la esencia del sonido de esta boquilla, y esto no le molesta a nadie, te lo aseguro.
Bueno, y me parece que no me dejo nada, no?
Ah si, otra cosa más. Antes, cuando veia a la venta boquilla retocada por Toni Ribó, me daba un poco de lástima, porque siempre pensaba que el cliente no estaba totalmente satisfecho con el trabajo que le había hecho, porque tod@s los que me habeis mandado una boquilla sabeis que me la podeis mandar hasta el hartazgo, hasta que no esteis plenamente satisfech@s con mi trabajo. Pero cuando empecé a ver que también se vendían boquillas retocadas por Brian Powell, Freddie Gregory... pues ya lo vi diferente. Y ya no te digo cuando me llegan boquillas que antes de pasar por mis manos han pasado por las manos de Brian Powell o de F. Gregory... el sueño de cualquier refacer. Eso es como llevarle el coche a un mecánico después de pasar por las manos de un mecánico de la Ferrari. ;)

Venga, un saludo a tod@s!! B)
 
Última edición:

bolila

Fresh Member
Gracias a todos, en especial a Toni Ribó, por las explicaciones.
 Comprendo que son muchas y muy sutiles las variables que influyen en el sonido de una boquilla, y que el músico puede buscar matices muy concretos que sólo un proceso artesanal puede proporcionarle
 
Arriba