fallece Boots Randolph

CIORAN

Fresh Member
Muere el saxofonista estadounidense Boots Randolph

Sufrió una hemorragia cerebral que lo mantuvo en coma hasta el día de hoy; participó en las grabaciones de temas como Return to Sender, de Elvis Presley y Oh, Pretty Woman de Roy Orbison
Randolph era considerado una leyenda musical en EU(Foto: Especial)

EFE
El Universal
Washington, EU
Martes 03 de julio de 2007

20:06 El saxofonista Boots Randolph, conocido como compositor del tema central de la serie de humor británica The Benny Hill Show y que colaboró musicalmente en temas de artistas como Elvis Presley o Johnny Cash, murió hoy a los 80 años de edad tras una hemorragia cerebral.

El artista, que perteneció al denominado "Equipo A" de músicos de sesión de Estados Unidos, fue hospitalizado tras una hemorragia cerebral que sufrió el pasado 25 de junio y estuvo en coma hasta hoy, informó su publicista y portavoz de su familia, Betty Hofer.

Randolph, originario de Paducah (Kentucky, EU) , era mucho más que un saxofonista para Nashville, ciudad en la que vivía desde 1961 y en la que tocó en varios clubes nocturnos durante más de 30 años.

Se trataba de todo un icono musical y turístico como lo fueron Wayne Newton, en Las Vegas, y Pete Fountain, en Nueva Orleans.

Boots tocó junto con Chet Atkins y Floyd Kramer, con quienes grabó más de 40 álbumes y con los que compartió más de quince años de gira con el Festival de la Música (Festival of Music).

De sus álbumes, trece llegaron a las listas de éxito entre 1963 y 1972.

Como músico de sesión tocó en la grabación de temas como Return to Sender, del mítico Elvis Presley; Oh, Pretty Woman, de Roy Orbison; Rockin' Round the Christmas Tree, de Brenda Lee, o Little Queenie, de REO Speedwagon.

Otros artistas de renombre con los que trabajó fueron Johnny Cash y Buddy Holly.

Sus éxitos como músico de sesión fueron muchos, pero su verdadero salto a la fama se produjo en 1963, cuando compuso y grabó el tema Yakety Sax, inspirado en el solo de saxofón de King Curtis en el tema de 1958, titulado Yakety Yak.


Su gran éxito, que grabó junto al guitarrista James "Spider" Rich, pasará a la historia como la sintonía musical de la serie humorística británica The Benny Hill Show.

Otros temas conocidos de este artista son Hey Mr. Sax Man, en 1964, y Temptation, en 1967.

Se definía a sí mismo como "el único saxofonista rústico del mundo" . Sin embargo, fue ese estilo "rural" el que le hizo despuntar entre los músicos de su época.

Homer Louis Randolph, o Boots, como era llamado el popularmente, nació en Paducah en 1927, tocó el ukelele y el trombón desde su infancia en la banda familiar, con la que conseguía un ingreso extra para mantenerse durante la época de la depresión en EU (a comienzos de los años 1930).

Comenzó a tocar el saxofón durante la escuela secundaria, tras lo que ingresó en el ejército y tocó en su banda musical durante la II Guerra Mundial.

Posteriormente trabajó en clubes nocturnos de Indiana e Illinois hasta que consiguió firmar con la discográfica RCA y fue contratado como músico de sesión en 1958.

Randolph abrió su propio club nocturno en el Printer's Alley de Nashville, el cual regentó durante 17 años hasta que decidió venderlo para poder pasar más tiempo con su familia. Le sobreviven su mujer Dee Randolph, de 59 años; su hijo, Randy Randolph; su hija, Linda O'Neal, y cuatro nietos.
......................................................
Boots Randolph, el más celebre de los saxofonistas de Nashville, murió en esa ciudad de Tennessee el martes 3 de julio. Randolph, de 80 años, había sufrido una hemorragia cerebral y llevaba varios días en coma. Responsable de éxitos como Yakety sax (también conocida como la sintonía del Show de Benny Hill) o Hey, Mr. Sax Man, tocó también en infinidad de discos de Elvis Presley, Roy Orbison, Brenda Lee o Buddy Holly.

En la jerarquía de los instrumentistas de Nashville, destacan los de "primera llamada": son los músicos a los que primero se intenta convocar, los deseados por cualquier productor. Boots Randolph era el saxofonista preferido, el responsable de encajar ese instrumento jazzístico en los esquemas del country. Incluso en los años noventa, un personaje como Bobby Keys, saxofonista de los Rolling Stones y residente de Nashville, lamentaba que disponía de mucho tiempo libre pero que nadie le requería en los estudios de la Music City, "siempre piensan en Boots".

La noticia en otros webs
webs en español
en otros idiomas
Homer Louis Randolph III había nacido en Kentucky en 1925. Su familia tenía una banda profesional y allí tocó diversos instrumentos hasta que desembocó en el saxo tenor. Fue músico en el Ejército y, tras licenciarse, se ganó la vida por clubes de jazz. A finales de los cincuenta, se instaló en Nashville, donde se estaba consolidando una potente industria de la grabación. Allí, con el ascenso del rock and roll y el rhythm and blues, el saxofón empezaba a ser aceptado. La simpatía de Boots le permitió trabajar para productores que competían entre sí, caso de Owen Bradley y Chet Atkins.

Fue Atkins, máximo capitoste de RCA Nashville, quien le fichó como solista. En 1963, Boots consiguió un gran éxito con Yakety sax, una variación sobre Yakety yak, el tema de los Coasters, luego convertida en pieza obligada para aprendices de saxofonistas (y universalizada por ser sintonía del Show de Benny Hill). Eso le permitió grabar a gusto, combinando eclecticismo y comercialidad, respaldado por la crema de los músicos de la ciudad, desde el pianista Floyd Cramer a Chet Atkins en su faceta de guitarrista.

Desdichadamente, entonces en el mercado del country no se cuidaban los elepés y muchos de los grandes momentos de Boots pasaron desapercibidos en los cajones de las series baratas.

Con el paso al sello Monument en 1966, el productor Fred Foster le relanzó como instrumentista de easy listening y Boots facturó abundantes discos organizados alrededor de un concepto al frente de cuerdas, repasando canciones navideñas, etcétera con un sonido countrypop.

No se quejaba de trabajar por debajo de su nivel: se desahogaba actuando cada noche en su propio local, Boots Randolph's, situado en Printer's Alley, en el downtown de Nashville. Cuando se le planteaba un reto, demostraba insospechados recursos: conviene buscar Yakety madness, donde se enfrentó con Richie Cole, saxofonista de jazz. Estuvo tocando hasta tiempos recientes.
....................................................

http://www.elpais.com/articulo/agenda/Boots/Randolph/saxofonista/elpepugen/20070706elpepiage_2/Tes




http://www.lavanguardia.es/lv24h/20070704/51369563463.html

http://www.diariometro.es/es/article/efe/2007/07/04/213707/index.xml

DESCANSE EN PAZ!
 
Arriba