BERIO: Recit (Chemins VII)

Vortex Temporum

Fresh Member
Lunes, 8 de octubre de 2007
20h30
Auditorio del Conservatorio Superior de las Islas Baleares
Palma de Mallorca

dentro del Concierto Inaugural del curso 2007/2008

Luciano BERIO: Recit (Chemins VII)* para saxofón alto y orquesta
saxofón: Vicent Minguet

Orquesta Sinfónica del Conservatorio Superior de las Islas Baleares
Ernest Martínez-Izquierdo, dir.



* 2ª vez en España
 

Vortex Temporum

Fresh Member
La búsqueda de una escucha polifónica, de una polifonización de lo melódico fue un verdadero leitmotif en las sequenzas: la polifonización de los enunciados melódicos. ¿Cómo puede devenir polifónía la melodía? En Bach encontramos el más claro ejemplo de polifonía implícita en la historia de la música occidental. Aunque en este caso concreto ello es posible gracias a una estructura tan rica como el sistema tonal. Pero la polifonía, un fruto occidental preexistente a la tonalidad, puede ser generada de muchas maneras; mediante la oposición de registros sonoros o de grupos de notas repetidos de manera casi yuxtapuesta dentro de una línea de gestos instrumentales similares pero reproducidos a distancia, por ejemplo.

El virtuosismo instrumental, tal y como lo comprende Berio, no es únicamente aquel de Paganini, de Liszt, de Chopin, un virtuosismo expresivo, romántico, técnico para superar todo aquello de lo que es capaz un instrumento. Berio no reinventa la historia, la relee, y de esta relectura nace una idea nueva, un virtuosismo instrumental en ocasiones ligado a comportamientos físicos particulares. Así, inscribiéndose en la tradición, la amplía, la ensancha, para ofrecer una visión del instrumento renovada.

Las sequenzas no están escritas para el virtuoso técnico, a pesar de que requieran un dominio superior del instrumento. Las sequenzas requieren un virtuosismo de la perspectiva histórica musical, un virtuosismo de la gestualidad de las figuras musicales (Sciarrino), un virtuosismo inherente a la multiplicidad de gestos y su interacción, a la complementariedad estructural y funcional de las secciones, a la batalla y al diáologo físico-instrumental y la situación que un conflicto técnico genera en el plano físico, así como su resolución inteligente y musical. Berio no escribe las sequenzas para virtuosos, sino, y al igual que como ya lo hiciera Paganini, para artistas.

Chemins. Caminos. El arte del comentario. ¿Y por qué sequenzas? Para cobrar definitivamente el significado armónico y secuencial que en su escritura aparece de forma implícita. Así, los campos armónicos se tornarán explícitos, y el dramatismo de la escritura cobrará pleno significado musical cuando una armonía antes muda, ahora toma la palabra y justifica el argumento musical. Es como una relectura poética teatralizada (las tragedias griegas lo eran). Es la prueba irrefutable de la grandeza de un clásico, de la monumentalidad de sus obras.

Vicent Minguet
 

Arriba