Saxofón Compositores

Larsson, Lars-Erik (Vilner)

(Åkarp, Skåne, 15 Mayo de 1908 – Helsinborg, 26 de Diciembre de 1986). Compositor sueco. Tras haber hecho su examen de para organista en Växjö (1924), estudió en el Conservatorio de Estocolmo (1925-29) con Ernst Ellberg en composición y Olallo Morales en dirección.

Mientras era un estudiante, le llamó la atención En spelmans jordafärd (1928) y su Primera Sinfonía (1927–8); y en 1929 recibió la beca del estado para compositor. Entre 1929 y 1930 hizo un viaje de estudios a Viena y Leipzig, recibiendo clases de Berg y Frits Reuter, y en 1930-31 fue instructor en el Teatro Real de Estocolmo. Luego comenzó a impartir clases de música en Malmö y Lund, y era crítico de música del Lunds Dagblad (1933-37).

Su sinfonietta, interpretada en el Festival de ISCM de 1934, hizo que fuera mundialmente reconocido y contribuyó a su creciente reputación en los años treinta. Trabajo para la radio sueca como director, compositor y productor (1937-43); de 1945 a 1947 fue supervisor de orquestas sinfónicas no profesionales y siguió siendo director de la orquesta de cámara de radio hasta 1953. También fue profesor de composición en el Conservatorio de Estocolmo (1947-59) y, después, director de música en la Universidad de Uppsala (1961-66). En 1971 se retiró a Helsinborg.

Como compositor, Larsson osciló continuamente entre el Romanticismo Nórdico, el neoclasicismo y estilos menos convencionales (serialismo y politonalidad). Sus primeros trabajos son sibelianos, pero el año que pasó en el extranjero (1929-30) le provocó un cambio: las Diez Piezas de Dos Partes para Piano (1932) incluyen los primeros ejemplos de la técnica de 12 notas de la música sueca., y un fragmento del cuarteto de cuerda del mismo período tiene un estilo tonal estridente que recuerda a Hindemith. De mayor importancia, sin embargo, es la Sinfonietta para cuerdas (también de 1932), una pieza contrapuntal bastante poco romanticista con trabajo en los motivos neobarrocos de los movimientos exteriores; para un compositor de la disposición lírica de Larsson es un trabajo de agresividad mordiente. A eso lo siguió una serie de exitosas y entretenidas piezas de un elegante estilo neoclásico: La Apertura de Concierto nº 2 (1934), el Concierto de Saxofón (1934), la pequeña serenata para cuerda (1934), el Divertimento nº 2 (1935) y la muy interpretada Sonatina para Piano nº 1 (1936). Trabaja en una escala más grande con menos éxito: tanto la segunda sinfonía (1936-37) como la ópera monumental Princessen av Cypern (‘La princesa de Chipre’ 1930-37) fueron criticadas por su mezcla de estilos, falta de originalidad e ideas débiles, y fueron retiradas, aunque la sinfonía se volvió a interpretar otra vez tras una revisión en los 70.

El puesto de Larsson en el servicio de radio le implicó otro cambio, y hasta mediados de los 40, se concentró exclusivamente en la divulgación de la música, en los teatros y películas. Junto al poeta Hjalmar Gullberg desarrolló un nuevo tipo de programa de radio, la ‘suite lírica’, que consistía en lecturas de fragmentos de poesía intercalada con música. Sus trabajos en esto incluyen Dagens stunder (1938), del que se compiló el Pastoralsvit para una interpretación en concierto, Senhöstblad (1938), la cual produjo el Intima miniatyre para cuarteto de cuerda, y Förklädd gud (‘El Dios Disfrazado’ 1940), una pieza parecida a una cantata. En todas estas, especialmente en las secciones más lentas, hay un cálido Romanticismo Escandinavo. Durante los años de la guerra, también escribió libros de importancia contemporánea, sobre todo el Obligationsmarschen (1940), que, en una versión noruega, se usó para animar al movimiento de la resistencia en Noruega.

Una vuelta a la composición importantemente independiente vino con el Primer Cuarteto de Cuerda (1944) y la Tercera Sinfonía (1944-5). En el Concierto de Cello (1947) hubo otro cambio de dirección, mejor demostrado en Musik för orkester (1948–9), uno de los trabajos de Larsson con mayor carga. Representa un acercamiento inconsciente a Hindemith: hay tendencias politonales, se usa la metamorfosis temática sin esquemas en una escala extendida y las ideas tienen una nueva profundidad y tensión. Esta dirección la continuó en el Concierto para Violin (1952) y en los 12 concertinos para un instrumento en solo y de cuerda (1953-57), un grupo compuesto para aficionados con talento y comparable con los trabajos neoclásicos de Larsson.

A finales de los 50, Larsson revisó su estilo. Había habido sugerencias en el Kyrie de su Missa Brevis (1954) de 12 notas, y ahora él desarrolló su propia técnica de 12 notas, basada no en series sino en ’montones de intervalos’ (cuatro de tres notas separadas por una tercera mayor, o tres de cuatro notas separados por una tercera menor). Los pocos trabajos que escribió de esta forma, incluyendo el Adagio para cuerda (1960), las Tres Piezas Orquestrales (1960) y las Variaciones de Orquestrales (1962-3), muestran un carácter introspectivo y austero. Larsson, entonces, se movió en la dirección contraria con la colorida cantata Soluret och urnan (’El Reloj Solar y la Urna’, 1966) y el Lyrisk fantasi para orquesta (1966). Volvió otra vez al neoclasicismo en una serie de piezas de cámara en menor grado, y en el orquestral Due Auguri (1971) y Råå-rokoko (1973) mezcló tanto aprendizaje como humor en sutiles ocurrencias musicales. Su último gran trabajo, Musica permutatio (1980) es una interesante y enigmática vuelta a su contrapunto de principios de los 60, pero sin usar la técnica de 12 notas. 

BIBLIOGRAFÍA

B. Wallner, H. Blomstedt and F. Lindberg: Lars-Erik Larsson och hans concertinor (Stockholm, 1957)

H. Connor: Samtal med tonsättare [Conversations with composers] (Stockholm, 1971)

G. Bergendal: 33 svenska komponister (Stockholm, 1972)

J. Carlstedt: ‘Lars-Erik Larsson’, Tonsättare om tonsättare, ed. S. Hanson and T. Jennefelt (Stockholm, 1993), 63–71

G. Bergendal: ‘Lars-Erik Larsson’, Musiken in Sverige, iv: Konstmusik, folkmusik, populärmusik 1920–1990, ed. L. Jonsson (Stockholm, 1994), 385–93

Articulo Traducido por: Marcos Payo Humet

 

Artículos relacionados

Poemas de las Sequenzas de Berio

adolphesax.com

Eugene Rousseau: La versatilidad musical y la interpretación

adolphesax.com

Memoria Estética: Rapsodie de Debussy

Ivan Benet Querol

Deja un comentario