Saxofón
Viernes Agosto 23, 2019
Register

YouKu qq Weibo  Wechat Youtube telegram Instagram Twitter  Facebook

EVENTOS ON LINE:   FISP PALMELA 2019 |   7th DINANT COMPETITION    |   ANDORRA SAXFEST 2020 

1082 100 2044.jpg-628x250

Desde que empecé a dar clases de saxofón en el curso 1992-93 en la escuela de música de la banda de la Agrupació Musical Rapitenca (Sant Carles de la Ràpita, Tarragona), a menudo me he encontrado con la situación de trabajar el barítono con algun@s alumn@s para tocar en las bandas, grupos de cámara, etc. Durante estos veinte años, con las aportaciones de grandes baritonistas

(recuerdo una conferencia de Eric Devallon en uno de los Encuentros de Ambazac y las indicaciones de Damien Royannais en el CRR de Limoges), las conversaciones con mis compañeros del cuarteto SAX 3+1 (Rubén Domingo, Joaquim Subirats, J. Miquel Simón, Efrem Roca y Nacho Gascón), los comentarios tanto de mis principales profesores (Christophe Bois y Philippe Bracquart) como de otros saxofonistas y amigos músicos (intérpretes de clarinete/clarinete bajo, tuba, etc.) y con la paciencia de mis alumn@s, he ido adquiriendo unos conocimientos (ya véis, siempre aprendiendo…) que he querido compartir con tod@s vosotr@s.

 

Aunque en un principio no muestres un especial interés por el barítono (me extrañaría, porque es un instrumento que no pasa desapercibido), te vendría muy bien tocarlo al menos durante un curso de tus estudios de saxofón. Una buena práctica del saxofón barítono te puede ayudar a mejorar aspectos como la respiración y el control del aire, la fijación de la embocadura o la concienciación en la posición corporal.

 

¿POR QUÉ?

El saxofón barítono es un buen indicador de lo importante que es tener un buen caudal de aire y de gestionar bien el soplo. Para ello, practica con frecuencia ejercicios de notas largas y filadas (si no lo has hecho aún…), aumentando progresivamente su duración. Cuando soples, envía aire más bien caliente (como si fuera vaho), fijando muy bien la columna desde el diafragma. Un buen control de la obertura de la garganta y el uso de la parte posterior del cuello como resonante, te permitirá obtener un sonido más rico.

La práctica de los armónicos naturales (en el barítono salen con más facilidad que en los saxofones más agudos) es otro buen ejercicio para el control del aire y la riqueza del sonido. Además, el trabajo que harás de control de la garganta te ayudará mucho cuando empieces a trabajar el registro sobreagudo.

En cuanto a la embocadura, si muerdes (aprietas) mucho, tendrás problemas de sonido, articulación, afinación, etc. Para tocar el saxofón barítono necesitarás una embocadura muy flexible para emitir y articular el sonido sin problemas y encontrar la riqueza tímbrica de todos sus registros.

 

¿CUÁNDO?

Para mí, el mejor momento para comenzar a practicar el saxofón barítono es la adolescencia,  durante el desarrollo corporal: cuando el tronco y los brazos se alargan y ensanchan y se amplía la resistencia física. Los más de 2,20 metros de longitud del tubo y su peso (alrededor de 6 kilos, dependiendo de marcas y modelos) son condicionantes a tener muy en cuenta.

Con un instrumento de esta envergadura será imprescindible mostrar conciencia en los conceptos de relajación y equilibrio corporal. Mantén una posición corporal firme (pero no rígida) con las piernas y los pies bien fijados en el suelo, la espalda recta y sin contraer el tórax. Busca un punto de equilibrio corporal bien centrado con el saxofón barítono encima. Y cuando toques sentad@, vigila aún más la posición de tu espalda, sino tus lumbares sufrirán.

Evita hacer sesiones prácticas muy largas durante las primeras semanas. Tu cuerpo necesita un tiempo para adaptarse a las características del saxofón barítono y para descubrir nuevas sensaciones. Hazlo tranquilamente y sin cansarte.

 

¿DÓNDE?

El trabajo del saxofón barítono debes empezarlo en el aula de instrumento, bajo la supervisión de tu profesor. No tengas prisa por demostrar a tus compañer@s cuántas notas por segundo (que son muchas…) puedes hacer. Impresiónal@s tocando con un sonido amplio y rico, un buen vibrato, una buena afinación (sobre todo en los agudos), un picado ligero… y lo otro ya llegará.

Fuera del aula, el mejor sitio es la banda de música. El repertorio de banda suele ser bastante accesible técnicamente para el saxofón barítono y esto te permitirá hacer una aproximación más lúdica a los inconvenientes de peso y de volumen del instrumento.

Gracias a esto, igual descubres que te encuentras a gusto haciendo el rol de base armónica y rítmica. E incluso podría ser que más adelante la elección del saxofón barítono para tocar en un cuarteto no sea accidental o impuesta, sino tu opción preferida. ¿Quién sabe?

 

¿CÓMO?

Yo recomiendo dar los primeros pasos con boquillas más bien cerradas, cañas no demasiado duras y abrazaderas que permitan picar con facilidad. La amplitud de sonido del saxofón barítono va en detrimento de su ligereza y te van a pedir siempre esto último sin renunciar por ello a lo primero.

Escoge un arnés confortable en lugar del típico collar. El arnés distribuye mejor el peso del barítono por tu espalda y te evitará cansancio y, a la larga, posibles lesiones cervicales.

 

¿QUÉ?

Desde mi punto de vista, lo ideal sería empezar a trabajar el saxofón barítono con un repertorio (estudios y obras) asequible técnicamente para incidir primero en la producción y calidad del sonido y más tarde en el dominio de la variedad de articulaciones (picado).

Aunque no abunda el repertorio original ni hay una metodología específica para este momento, te recomiendo estas obres que conozco: 18 de Joan Arnau Pàmies, Romance de Caesar Giovaninni, 2ème Solo de Concert op. 77 de Jean-Baptiste Singelée o la Sonate op. 6 de Garland Anderson. Si no, puedes tocar con el barítono obras para saxofón alto que funcionan muy bien, como por ejemplo: Aria (Bozza), Poème (Perrin), Sonatine (Guillou), Chanson et passepied (Rueff), Sonata (Telemann/Londeix), etc.

En “Editions Bar&Co”, encontrarás dos cuadernos de “Pièces Baroques” con transcripciones para saxofón barítono de obras originales para violoncelo, viola da gamba y otros instrumentos. Si no, tú mismo puedes transcribir las obras que más te gusten de las que tocan tus compañer@s de violoncelo, fagot o bombardino en las audiciones… ¿Por qué no?

 

¡ADELANTE, PUES! 

Artículo Realizado por: Joan Martí Frasquier (http://joanmf.com)

Últimas publicaciones

BREATHTAKING STRAP

No pierdas tu instrumento!

c yepzon

DINANT CD DVD-BOX

descarga

FACEBOOK

TWITTER

PUBLICIDAD