Salud
Martes Agosto 20, 2019
Register

YouKu qq Weibo  Wechat Youtube telegram Instagram Twitter  Facebook

EVENTOS ON LINE:   FISP PALMELA 2019 |   7th DINANT COMPETITION    |   ANDORRA SAXFEST 2020 

Orbicularis oris

Nuestro cuerpo es un elemento indispensable en las actividades de la vida diaria que implican constante movimiento e incluso cuando estamos quietos, sentados o sin hacer nada, el cuerpo no descansa y realiza micro ajustes para mantener el tono postural, es más cuando dormimos hay muchos músculos involuntarios (por ejemplo el corazón) que siguen trabajando para que el organismo mantenga su funcionamiento.

 

La música como cualquier actividad artística compromete a la totalidad de la persona y como bien se dice en el libro “Tecnopatías del músico”, el verdadero instrumento no es el violín, la batería o la guitarra, sino nuestro cuerpo, que debemos controlar y preparar para una tarea que exige muchas horas de trabajo y dedicación.

El estudio de un instrumento musical debería ser en gran parte el estudio del funcionamiento de nuestro propio cuerpo. El sonido y la música son el resultado de la acción inteligente y sensible del cuerpo sobre instrumento.

Por ello debemos de cuidar nuestro cuerpo para poder prevenir futuras dolencias. El  artista (como la mayoría de la gente) generalmente no busca ayuda hasta que el dolor es ya casi insoportable, la detección precoz es más rápida y barata.

A lo largo del siguiente artículo ahondaremos sobre las dolencias más típicas que pueden padecer los músicos, explicando en particular alguna de ellas, tratamiento y prevención, y también unas recomendaciones generales.

 

El 80% de los músicos ha sufrido alguna dolencia relacionada con su profesión, a consecuencia, en la mayoría de los casos, de una excesiva actividad, de una mala técnica o bien por una postura incorrecta.

En los profesionales de la música es muy común la aparición de:

-      sobrecargas musculares

-      tendinitis

-      atrapamientos nerviosos

-      problemas de espalda y cuello

 

Las dermatitis de contacto en los músicos pueden ser observadas en el cuello, la barbilla, por el contacto de estas zonas con el violín y la viola; en la boca, ocasionada por la boquilla de los instrumentos de viento, o en la parte posterior del cuello, debido al roce del fajín o correa de la trompeta, el saxofón, la guitarra eléctrica, y en los dedos de las manos por el acero de las cuerdas.

Se ha demostrado por análisis realizados a violinistas profesionales que después de una actuación de 3 horas, los músculos y tendones se hinchan hasta un 10% del tamaño natural. Puede durar hasta dos días para que regresen otra vez a su estado normal.

En la figura de arriba y en las siguientes, se puede observar cuales son las patologías  más comunes según el tipo de instrumento que se toca: violinistas, pianistas y teclistas, guitarristas y contrabajistas, e instrumentistas de viento.

 

 

Causas generales

 

¿Cuál podría ser el origen de las dolencias?

Ø   Movimientos repetitivos: la repetición continuada de determinados movimientos pueden provocar desgaste muscular y/o esquelético así como agotamiento.

Ø   Movimientos incorrectos: utilización reiterada de una técnica descuidada o incorrecta, uno de los principales objetivos de la técnica es prevenir a medio y largo plazo los problemas físicos derivados del mal uso del cuerpo.

Ø   Dolor físico: a pesar de ser algo desagradable, es la señal de alarma que nos avisa que en nuestro cuerpo algo no está funcionando bien.

 

Patologías más comunes

A)  Tendinitis

La tendinitis es la inflamación e irritación del tendón.

El tendón es una estructura fibrosa que une músculo y hueso y su función es transmitir la fuerza generada por la contracción muscular para así generar movimiento de un segmento corporal.

 

Síntomas:

  •      dolor y sensibilidad a lo largo del tendón, cerca de la articulación
  •      dolor y rigidez que empeoran con el movimiento
  •      más típico en proximidad de los hombros, codos, muñecas, dedos, caderas, rodillas,   tobillos y pies

Causa:

  •      movimiento repetitivo de algún segmento corporal
  •      también cuando se adquieren malas postura

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es aliviar el dolor y disminuir la inflamación.

La lesión debe ser valorada por un profesional (médico o fisioterapeuta)  quien valorará el grado de lesión y supervisará el tratamiento a seguir, no obstante a continuación veremos posibles formas de tratar una tendinitis.

  •      evitar determinadas actividades o por lo menos tener unos días de reposo
  •      importante adoptar un posición adecuada para desarrollar aquellas actividades que pueden desencadenar de nuevo el proceso
  •      realizar gestos y posturas correctas durante el ensayo
  •      inmovilizar zona afectada y aplicar frío
  •      tratamiento fisioterápico: estiramiento y fortalecimiento del músculo y tendón puede restaurar la capacidad del tendón para funcionar apropiadamente, mejorar la cicatriz y prevenir futuras lesiones
  •      tratamiento médico como inyecciones de corticoesteroides, antibióticos, AINES…

Una vez resuelto es crucial la prevención.

 

Prevención

  •      evitar movimientos repetitivos y sobrecarga
  •      mantener músculos fuertes y flexibles
  •      realizar ejercicios de calentamiento a ritmo relajado
  •      adoptar una posición adecuada

puestos de trabajo ergonómicamente correctos uso de férulas y protectores de áreas susceptibles

  A)  Lesiones musculares (sobrecarga muscular, contracturas…)

Las lesiones musculares son muy comunes y pueden comprometer a más de un músculo y suelen provocar dolor muscular.

 

El dolor muscular suele estar muy relacionado con tensión, sobrecarga o lesión muscular por un ejercicio o trabajo físicamente exigente. En estas situaciones el dolor muscular tiende a comprometer a músculos específicos comienza durante la actividad o justo después.

La contractura muscular consiste en un aumento del tono muscular persistente e involuntario. Es un estado de endurecimiento en que se encuentra el músculo, que no llega a relajarse como debiera.

 

 

 

 

 

 

Es muy común la aparición de contracturas en la zona lumbar, musculatura paravertebral, trapecio y zona cervical.

Las lesiones por sobrecarga es un mal que aqueja a muchos músicos pues la mayoría de las rutinas se basan en ejercicios repetitivos. Por este motivo nuestros músculos se acaban cargando demasiado y es cuando corremos el riesgo de sufrir una lesión. 

 

 

 

 

A continuación veremos los síntomas, causas, tratamiento y prevención para las lesiones musculares (contracturas y sobrecargas).


Síntomas:

-aumento del tono

- tensión o estrés

- usar demasiado un músculo

- lesiones anteriores como esguinces

Causas:

·     movimientos repetitivos

·     técnica o gestos inadecuados a la hora de ensayar, es importante saber realizar correctamente el movimiento sin forzar más músculos que el que trabajamos

·     falta de calentamiento antes del ensayo, ya que nuestro cuerpo no puede empezar a trabajar en frío

·     entrenamiento/ensayo excesivo, nuestro cuerpo no es una máquina, y por lo tanto necesita periodos de descanso

·     desequilibrios musculares, derivados de un grupo muscular que tiene más fuerza.

Tratamiento:

-  masaje en zona afectada (masoterapia)

- aplicar calor en zona afectada (termoterapia)

- estiramientos

Prevención:

·      calentar  antes del ensayo

·      realizar estiramientos antes y después del ensayo

·      beber  líquido antes, durante y después del ensayo

·      si ensayas en la misma posición la mayor parte del día, hacer estiramientos al menos cada hora

 

Artículo realizado por: Manuela Lumbreras de Santiago.

Todos los derechos reservados.

Últimas publicaciones

BREATHTAKING STRAP

No pierdas tu instrumento!

c yepzon

DINANT CD DVD-BOX

descarga

FACEBOOK

TWITTER

PUBLICIDAD