Salud
Martes Enero 22, 2019
Register

YouKu Weibo  Wechat Youtube Instagram Twitter  Facebook

cerebor

Antes de comenzar con los ejercicios apropiados para solventar problemas de memoria, es necesario indicar que la intervención ha de realizarse a dos niveles complementarios: por un lado, enseñar estrategias al niño, y por otro, presentar de forma adecuada los materiales a recordar. 

En cuanto a las estrategias, destacan dos fundamentales: organización y repetición, las cuales son utilizadas escasamente por los niños con dificultades de aprendizaje. 

El niño ha de comprender la importancia que tiene la organización de los estímulos. Para ello, el educador puede contar con las siguientes estrategias:

a) Categorización: agrupación de los elementos a recordar en categorías semejantes. 

b) Agrupamiento: consistiría en la segmentación de los elementos de una tarea serial en unidades de menor extensión.

c) Rimas: encontrar algún tipo de estructura rítmica en lo que se ha de aprender.

d) Sistemas de vínculo: vincular los elementos a recordar, relacionando uno con otro, formando una cadena de memoria. 

e) Sistema de localización: consiste en formar una serie de imágenes mentales de lugares familiares para el niño en un orden lógico, estableciendo asociaciones entre lo que se tiene que recordar y una determinada imagen. 

f) Claves: por ejemplo, formar una palabra con las letras iniciales de los elementos a recordar.  

Las repeticiones son necesarias para aumentar la capacidad de almacenamiento y recuperación de la información:

-Es importante enseñar al niño las técnicas más apropiadas de repetición (auditiva, viso-motora, o combinación de ambas). Pueden utilizarse ayudas visuales (dibujos, diagramas,...); otra estrategia puede ser escribir el material con sus propias palabras; etc.

-La repetición debe realizarse de forma espaciada, es decir, el período total de tiempo dedicado a la repetición debe alternarse con tiempo sin práctica. 

-El contenido de repetición debe ir aumentándose paulatinamente, de acuerdo con el nivel y capacidad del niño. 

-Es necesario enseñar al niño a comprobar su ejecución en las tareas de recuerdo. 

El segundo nivel de intervención, como se ha indicado al principio, es la presentación adecuada del material. Es importante tener en cuenta ciertos aspectos:

-El momento del día dedicado a la memorización, ya que esta actividad exige un ambiente con pocos estímulos distractorios. 

-Es necesario atraer previamente la atención del niño, para que este se centre en los estímulos relevantes. 

-La información debe ser lo más significativa posible para el niño. 

-La información debe relacionarse con experiencias anteriores.

-Se han de fortalecer las asociaciones utilizando la novedad, indicadores rítmicos, espaciales y temporarles.

-La información debe agruparse por color, forma y categorías conceptuales. 

Algunos ejercicios apropiados para este tema, pueden ser los siguientes:

1. Reproducción de figuras.

-Se utilizan láminas en las que están representadas figuras geométricas sencillas. Se presentan las láminas al niño durante un período de tiempo de unos 5 segundos, aproximadamente, y posteriormente se le pide que las reproduzca con la mayor exactitud posible. 

-Se le presentan al niño láminas con objetos familiares con distintos colores. El niño debe observar la serie del mismo dibujo representado en varios colores, y posteriormente debe enumerar el orden de aparición de los colores. 

-Se dibujan una serie de figuras geométricas distintas en la pizarra. Después de que el niño las ha observado durante un periodo corto de tiempo, debe reproducirlas utilizando recortes en cartulina.  

2. Vocación de objetos o acciones.

-Enseñar al niño láminas con dibujos de objetos. Después de que los haya observado durante unos segundos, deberá nombrar estos objetos ordenadamente.

-Presentar al niño una foto o una postal con un paisaje. Después de observarla durante un tiempo, el niño deberá recordar el mayor número posible de elementos representados en ella.

-El mismo ejercicio anterior se puede realizar con los objetos de una habitación, pidiendo al niño que la observe con detenimiento la habitación y luego intente recordar  el mayor número de objetos posibles (con los ojos cerrados).

3. Juegos de memorización.

-Colocándose el profesor y el niño uno frente al otro, este último debe observar al profesor para luego enumerar todo lo que recuerde, con los ojos cerrados.

-Colocar a varios niños con tarjetas que representan varios dibujos. Después de un tiempo, quitar a los niños las tarjetas y amontonarlas. El niño deberá colocar a cada compañero la tarjeta que le corresponde. 

-Mostrar al niño una serie de láminas con dibujos (animales, frutas, árboles...). Después que los ha observado durante un tiempo, se le entregan láminas con los nombres de estos dibujos, los cuales debe ordenar de acuerdo a como se le habían presentado. 

-Ejercicios similares a estos se pueden utilizar para la memoria auditiva, sustituyendo los dibujos y láminas por ruidos y sonidos.   

Antes de comenzar con los ejercicios apropiados para solventar problemas de memoria, es necesario indicar que la intervención ha de realizarse a dos niveles complementarios: por un lado, enseñar estrategias al niño, y por otro, presentar de forma adecuada los materiales a recordar. 

En cuanto a las estrategias, destacan dos fundamentales: organización y repetición, las cuales son utilizadas escasamente por los niños con dificultades de aprendizaje. 

El niño ha de comprender la importancia que tiene la organización de los estímulos. Para ello, el educador puede contar con las siguientes estrategias:

a) Categorización: agrupación de los elementos a recordar en categorías semejantes. 

b) Agrupamiento: consistiría en la segmentación de los elementos de una tarea serial en unidades de menor extensión.

c) Rimas: encontrar algún tipo de estructura rítmica en lo que se ha de aprender.

d) Sistemas de vínculo: vincular los elementos a recordar, relacionando uno con otro, formando una cadena de memoria. 

e) Sistema de localización: consiste en formar una serie de imágenes mentales de lugares familiares para el niño en un orden lógico, estableciendo asociaciones entre lo que se tiene que recordar y una determinada imagen. 

f) Claves: por ejemplo, formar una palabra con las letras iniciales de los elementos a recordar.  

Las repeticiones son necesarias para aumentar la capacidad de almacenamiento y recuperación de la información:

-Es importante enseñar al niño las técnicas más apropiadas de repetición (auditiva, viso-motora, o combinación de ambas). Pueden utilizarse ayudas visuales (dibujos, diagramas,...); otra estrategia puede ser escribir el material con sus propias palabras; etc.

-La repetición debe realizarse de forma espaciada, es decir, el período total de tiempo dedicado a la repetición debe alternarse con tiempo sin práctica. 

-El contenido de repetición debe ir aumentándose paulatinamente, de acuerdo con el nivel y capacidad del niño. 

-Es necesario enseñar al niño a comprobar su ejecución en las tareas de recuerdo. 

El segundo nivel de intervención, como se ha indicado al principio, es la presentación adecuada del material. Es importante tener en cuenta ciertos aspectos:

-El momento del día dedicado a la memorización, ya que esta actividad exige un ambiente con pocos estímulos distractorios. 

-Es necesario atraer previamente la atención del niño, para que este se centre en los estímulos relevantes. 

-La información debe ser lo más significativa posible para el niño. 

-La información debe relacionarse con experiencias anteriores.

-Se han de fortalecer las asociaciones utilizando la novedad, indicadores rítmicos, espaciales y temporarles.

-La información debe agruparse por color, forma y categorías conceptuales. 

Algunos ejercicios apropiados para este tema, pueden ser los siguientes:

1. Reproducción de figuras.

-Se utilizan láminas en las que están representadas figuras geométricas sencillas. Se presentan las láminas al niño durante un período de tiempo de unos 5 segundos, aproximadamente, y posteriormente se le pide que las reproduzca con la mayor exactitud posible. 

-Se le presentan al niño láminas con objetos familiares con distintos colores. El niño debe observar la serie del mismo dibujo representado en varios colores, y posteriormente debe enumerar el orden de aparición de los colores. 

-Se dibujan una serie de figuras geométricas distintas en la pizarra. Después de que el niño las ha observado durante un periodo corto de tiempo, debe reproducirlas utilizando recortes en cartulina.  

2. Vocación de objetos o acciones.

-Enseñar al niño láminas con dibujos de objetos. Después de que los haya observado durante unos segundos, deberá nombrar estos objetos ordenadamente.

-Presentar al niño una foto o una postal con un paisaje. Después de observarla durante un tiempo, el niño deberá recordar el mayor número posible de elementos representados en ella.

-El mismo ejercicio anterior se puede realizar con los objetos de una habitación, pidiendo al niño que la observe con detenimiento la habitación y luego intente recordar  el mayor número de objetos posibles (con los ojos cerrados).

3. Juegos de memorización.

-Colocándose el profesor y el niño uno frente al otro, este último debe observar al profesor para luego enumerar todo lo que recuerde, con los ojos cerrados.

-Colocar a varios niños con tarjetas que representan varios dibujos. Después de un tiempo, quitar a los niños las tarjetas y amontonarlas. El niño deberá colocar a cada compañero la tarjeta que le corresponde. 

-Mostrar al niño una serie de láminas con dibujos (animales, frutas, árboles...). Después que los ha observado durante un tiempo, se le entregan láminas con los nombres de estos dibujos, los cuales debe ordenar de acuerdo a como se le habían presentado. 

-Ejercicios similares a estos se pueden utilizar para la memoria auditiva, sustituyendo los dibujos y láminas por ruidos y sonidos.

 

Últimas publicaciones

BREATHTAKING STRAP

No pierdas tu instrumento!

c yepzon

DINANT CD DVD-BOX

descarga

FACEBOOK

TWITTER

PUBLICIDAD