Composers

Biografía: Betsy Jolas

 

(Nacida en París el 5 de Agosto de 1926). Compositora francesa. Fue educada en un entorno artístico y literario, y recuerda visitas, cuando era pequeña, de escritores como Joyce, Stein y Hemingway, los cuales habían sido todos publicados en la revista literaria Transición que sus padres fundaron y editaron entre 1937 y 1947. Después de que la familia se mudara de París a Nueva York en 1940, estudió en el Liceo Francés y después en la Universidad de Bennington (1945-46), donde, además de sus clases, ella comenzó a conocer a los polifonistas clásicos del siglo XVI, sobre todo a Lassus, a través del canto y la interpretación con el coro Dessoff. Al año después de volver a Francia (1948), se casó con Gabriel Illouz, con quien tuvo tres hijos. Mientras tanto, Jolas continuaba sus estudios en el Conservatorio de París, en el que sus entre profesores destacaba gente como Messiaen y Milhaud. Escuchó por primera vez Fünf Stücke op.10 de Webern a principios de los 50, un descubrimiento que la entusiasmó como “un rayo” y, pronto, pese a los recelos de Milhaud, fue conociendo la música de vanguardistas contemporáneos como Boulez y Stockhausen.

Con su rigurosa concepción de contrapunto de la forma [i]musical y su entusiasmo por timbres no comunes y hasta entonces formas de producción de sonido inexploradas, procedente de voces y sonidos parecidos, estos compositores se convirtieron en una parte importante de lo que habría de convertirse en característico del emergente estilo de Jolas. Pero había diferencias importantes en su parecer, sin contar su pasión por la voz y sus cualidades expresivas. La confrontación de este impulso esencialmente lírico con la escritura vocal que abarca toda la fragmentación de la vanguardia de la completa escala[ii], experimentación con timbres y virtuosidad otorga a sus trabajos vocales una intensidad especial, como en la explotación deliberada de las confusiones y complejidades del ajuste de texto contrapuntal[1] en Mots (1963), o, posteriormente en Sonate à 12 (1970), un gran logro en la invención vocal y drama sin palabras. En Quatuor II, para soprano y trio de cuerda (1964), la voz sin texto a veces opone las cuerdas, a veces se combina con ellas en texturas más homogéneas, pero que es siempre tratada completamente igual a las otras tres partes en cuanto a flexibilidad y sofisticación, persiguiendo una caleidoscópica e incansable fluidez de la invención. El trabajo fue encargado e interpretado por primera vez por el Domaine Musical, y significó un gran paso en el reconocimiento público de Jolas. D’un opéra voyage (1967) ocasiona una transformación complementaria, pues las partes instrumentales son tratadas como voces. Este interés en celebrar las calidades dramáticas y expresivas de las líneas musicales individuales, tanto instrumentales como vocales, sugiere paralelismos con la música de Berio.

Otra característica distintiva de la música de Jolas cristalizada durante los 60 fue su acercamiento al ritmo y al compás. Inspirándose tanto en Debussy como en Lassus, “desaprendió” la demarcación del tiempo tradicional de la música basado en un ritmo fuerte y de compás regular. J.D.E. (1966) presenta una de las primeras en una larga línea de soluciones inventivas y económicas al problema de escribir música polifónica que afloja la ligadura de la coordinación rítmica convencional, sin sacrificar la relación contrapuntal entre todas las partes permitiendo libremente una interpretación no sincronizada. Colocar notas en una duración dada, más allá de encima del pulso, y lisa pero continuamente alterando el tempo de los ritmos subyacentes, son dos de las formas usadas para crear el fluido ondulante característico de la música de Jolas. Esta fluidez también es aparente en sus contornos melódicos, que frecuentemente incluyen portamentos y glissandos, y en las texturas y secciones del trabajo más grandes, que a menudo son transformadas perfectamente las unas en las otras.

Junto a su gusto por dificultar la distinción de las voces e instrumentos, estas preocupaciones han permanecido como algo característico en la música de Jolas. Mientras seguía componiendo para conjuntos no estandarizados (como en D’un opéra de pouppée y Points d’or, ambas de 1982), empezó en los 70 a escribir para orquesta entera, a menudo con un instrumento en solo. Varias de estas piezas de estilo concerto están dispuestas en la forma de un ciclo de canción sin palabras, comenzando con la lírica 11 Lieder para trompeta y orquesta (1977). A la vez, empezó a usar los conjuntos tradicionales de música de cámara, comenzando por el cuarteto de cuerda en Quatuor III (1973), un trabajo intenso concebido como una sucesión de études cortos explorando un tipo específico de material musical o relaciones entre las cuatro partes. Dado su punto de vista de la música como expresión melódica cantada, era inevitable que esta reconsideración del conjunto e instituciones del pasado culminaran en una ópera. Dos operas de cámara buscaron, de distinta forma, recrear la inmediatez de las formas teatrales populares y antiguas: en el segundo de estos, Le Cyclope (1986), que establece un drama satírico de Eurípides palabra por palabra (en Francés), tiene éxito al crear un estilo de composición de palabras conversacional y particularmente fluido. Esta pieza fue compuesta como un descanso dentro del trabajo en su gran ópera, Schlieman (1983-93), un trabajo épico en el tema de una búsqueda de la longevidad que incluye interpretación con distintos idiomas y culturas musicales. Mientras trabajaba en la partitura, Jolas estudió algunas de las óperas que más admiraba, desde Don Giovanni hasta Wozzeck, y de vez en cuando, reconoció su deuda con la música. Ella no deseaba rechazar el pasado, y se sentía capaz de inspirarse en compositores antiguos sin comprometer la integridad de su propio idioma contemporáneo. Así que ella ha descrito la pieza para órgano Musique de jour (1976) como “una especie de fuga a 4 voces” y “un homenaje a Monteverdi y Bach”, aunque estos modelos han sido completamente absorbidos por las formas de expresión propiamente individuales de su propio trabajo.

Desde 1953, Jolas ha acumulado gran cantidad de prestigiosos premios y honores. También ha tenido una distinguida carrera como profesora, además de ser invitada a numerosas universidades americanas, y ha asistido y sucedido a Messiaen como profesor de análisis (1975) y profesor de composición (1978) en el conservatorio de París

BIBLIOGRAFÍA

CC1 (V. Perlis)

B. Jolas: ‘Il fallait voter sériel même si…’, Preuves, no.178 (1965), 40–42

M.J. Chauvin: ‘Entretien avec Betsy Jolas’, Courrier musical de France, no.27 (1969), 163–73

B. Jolas: ‘Voix et musique’, Bulletin de la Société française de philosophie, lxvi/2 (1972) [entire issue]

I. Krastewa: ‘Betsy Jolas’, SMz, cxiv (1974), 342–9

D. Henahan: ‘Betsy Jolas Winning Recognition in the USA’, New York Times (30 Aug 1976)

J.W. LePage: ‘Betsy Jolas’, Women Composers, Conductors, and Musicians of the Twentieth Century, i (Metuchen, NJ, 1981), 103–15

B. Massin: ‘Betsy Jolas: Roland de Lassus me fascine’, Panorama-musiques, no.41 (1981) [interview]

‘Voir la musique’, L’âne, no.10 (1983) [interview]

J.-P. Derrien, ed.: 20ème siècle: images de la musique française (Paris, 1985), 143–5 [interview]

V. Perlis: ‘Recordings in Review: Betsy Jolas’, Yale Review (1995), 179–85

B. Jolas: Molto espressivo (Paris, 1999) [collected writings]


[1] Contrapuntal, se ha respetado el parecido fonético con el castellano ante el desconocimiento de este término incluso tras búsqueda de información.


[i] Form también se puede traducir como voz en el sentido de “cada una de las voces de una composición”. Durante toda la traducción, se respetará la palabra forma, aunque cámbiese si se considera necesario por contexto.

[ii] fragmentación de la vanguardia de la completa escala, como traducción de full gamut of avant-garde fragmentation

 

Betsy Jolas Web Site: www.betsyjolas.com/

Traducción: Marcos Payo humet

Related posts

Biografía – Biografía Pierre Sancan

Daniel Duran

Biografía: Gabriel Pierné (1863–1937)

adolphesax.com

Biografía – Biografía Erwin Schulhoff

Daniel Duran

Leave a Comment